El buen whisky de Malta es una bebida amplia, profunda, enormemente rica en matices, notas aromáticas y texturas de sabor.

El whisky puro de malta, en inglés single malt whisky es una bebida alcohólica de grano producida en una única (por eso “puro” o “single”) destilería. Este tipo de whisky se destila exclusivamente a partir de la fermentación de un cereal malteado, usualmente la cebada, aunque también puede ser centeno.

 

El más conocido es el whisky escocés single malt, obtenido a partir de cebada malteada de una única destilería y destilado un mínimo de dos veces en alambiques de cobre, con un mínimo de 40° y envejecido un mínimo de 3 años en barrica de roble exclusivamente en Escocia.

El whisky se puede mezclar, pero hay que evitar mezclarlo con bebidas con azúcar. El agua o on the rocks (con hielo) pueden ser buenos acompañantes, ya que mantienen, o incluso mejoran, la calidad de la bebida.

El whisky está en su máximo esplendor cuando tiene entre 10 i 12 años, si quieres garantizar calidad, busca en la etiqueta la edad.